Fiestas, crisis y herramientas

Estas fiestas son socialmente presentadas como una de las épocas más felices del año. Se percibe como un periodo en el que las personas se muestran con una sonrisa permanente, aman a todos los componentes de su familia y amigos en las diferentes reuniones transgeneracionales, y disfrutan haciendo compras para los regalos de sus seres queridos. Sin embargo, la realidad es que se trata de unos días especialmente difíciles para muchos. No os sintáis como un bicho raro si no encajáis estas celebraciones de la forma esteriotipada. Es algo normal, ya que el hecho de creer en una navidad ideal, genera unas altas expectativas llegando a ser éstas del todo irreales.

A continuación, presentamos solo algunas de las problemáticas, generadoras de malestar y tensión, más habituales en estas fechas: la reaparición de temas conflictivos no resueltos en el pasado, la falta de seres queridos, la pérdida de uno de los progenitores por separación o divorcio en los más pequeños y el sentimiento de soledad. Ante estos acontecimientos os aportaremos algunas técnicas que podrán ayudaros.

Comenzaremos con los conflictos familiares que vuelven a aparecer en la mesa durante las cenas o comidas celebradas en estas fechas. Este tipo de discusiones nos violentan, nos pone en tensión y en la mayoría de los casos nos hace desarrollar un gran sentimiento de culpabilidad por haber interrumpido la velada. La forma idónea para prevenir éstas escenas es solventar cada conflicto en el momento preciso en el que tienen lugar a lo largo del año. Sin embargo, para aquellos casos en los que no lo hayamos hecho, es importante el perdón. Los pasos a seguir para lograrlo es identificar, analizar las acciones de otros que nos hayan podido dañar, escribirlo, buscar la intención positiva del otro en su acción, es decir, comprender para qué lo hizo y bajar las expectativas hacia esa persona. Esto no quiere decir que la otra parte haya realizado todo éste proceso por lo que deberemos darle tiempo, aceptarlo y respetarlo tal cual es.

Continuaremos con los duelos. Hemos hablado de dos tipos de pérdida; por la defunción de un ser querido y por la separación de pareja. Son momentos difíciles, principalmente cuando se trata de la primera navidad sin un ser querido. De repente los participes perciben que todo aquello que vivían como un ideal ha desaparecido y nunca más volverá a repetirse: el familiar nunca volverá a ver a su ser querido en la mesa, uno de los componentes de la pareja no volverá a sentarse a cenar con el otro, ni podrá disponer de su hijo en todas la celebraciones, y el hijo no volverá a celebrar la navidad con sus progenitores al mismo tiempo. A pesar de las diferentes escenas, en todos los casos la estrategia es similar. Os proponemos ,en primer lugar, expresar todo sentimiento en el seno familiar. El intentar ocultar esos sentimientos, no implican su inexistencia. En segundo lugar, homenajear y mantener vivo el espíritu de la figura ausente: Manteniendo una foto en el árbol, eludiéndole de forma verbal…

De forma parelela a todo ello, para disfrutar de unas excelentes fiestas os recomendamos organizarlas con premeditación: realiza un listado de actividades que te gustaría hacer según preferencia y las personas con las que te gustaría disfrutar de ellas, invítalas y planifica las actividades en un calendario, con cierta flexibilidad ya que siempre pueden surgir variables de carácter externo y fuera de nuestro alcance que pueden chafar el plan, como es el caso de tiempo climático.

¡Muy importante, no olvides los regalos! Realiza un listado de regalos que quieras hacer. No tienen porqué tener un valor material, sino sentimental. El regalo es un marcador simbólico que transmite información sobre nosotros mismos y la propia relación. De ahí que tan importante sea el momento en el que ofrecemos nuestroregalo, nuestra expresión facial y posición en la ofrenda, y la reacción de la otra persona al abrirla.

Por último, para vuestro bienestar emocional, os dejamos unas pautas básicas con las que poder realizar un balance anual. Os daréis cuenta de cómo éste año ha sido mucho más positivo de lo pensado a priori y os mostrará hacia donde se encuentran vuestras nuevas metas de este año. Para ello, os proponemos una serie de preguntas;

¿Qué acciones desempeñadas en este año te llenan de orgullo?

¿Qué has aprendido de aquellas experiencias cuyos resultados no fueron los esperados?

¿Con qué momentos compartidos con tus seres queridos este año te quedas?

Y finalmente, ¿Cuál es el objetivo a alcanzar este año?

 

  ______________________________

Web Garatuhttps://garatupsicoterapia.com/

Facebookhttps://www.facebook.com//garatupsicoterapia/

Twitterhttps://twitter.com/garatupsico

Google+https://plus.google.com/u/2/105669394319561625756

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s